sábado, 17 de diciembre de 2011

Dicen...

... que los ancianos se sienten solos llegado su momento; que la soledad les consume; que se sienten perdidos... Ellos ya han vivido muchas cosas; tantas como para saber llevar cada emoción y sensación adelante; tantas como para no sentir de igual manera esa soledad... En su momento, encontraron su camino en la vida; se encontraron a ellos mismo; pusieron rumbo a su perdida y alocada cabeza.
No hay nada más cercano a la soledad que un adolescente.
Sí.
Una personita llena de ideales diferentes, llena de locuras y perdidas tareas, llena de sueños que piensan cumplir, llena de metas, llena de propósitos, llena de diferentes pensamientos con respecto al mundo, de diferentes  opiniones con respecto a todo. Llena de dudas y de inquietas salidas a sus dificultades. Llena de miedos por cada diminuta cosa...
No hay nada más perdido y cercano a la soledad que un adolescente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario